CompartiresEmociones

Confinados con las emociones dificiles

By agosto 30th, 2020 No Comments

en un callejón sin salida.

La importancia de la oscuridad, la dificultad y la crisis en el proceso de evolución espiritual. La gran maestra.
Los que tenemos la suerte de estar confinados en casa y no en un hospital, estamos abocados a confrontar las emociones difíciles. Tristeza, pena, dolor, enfado, rabia, soledad,miedo, nostalgia, inquietud, nerviosismo, ansiedad, agotamiento, confusión, aislamiento,frustración…
Son emociones de las que sabemos huir con mucha maestría pero ahora confinados tanto tiempo, no es tan fácil. Encerrados con ellas en un callejón sin salida.
Todas ellas son emociones que en cada uno de nosotros se manifiestan con un color especial. Cada uno podemos identificarlas en nuestra experiencia, emociones oscuras rotundas. Con las que nos sentimos morir y si nos permitimos morir en ellas, nos traen luz nueva y un renacer con esperanza. Trascendencia.
La humanidad entera empujada a afrontar la oscuridad, literalmente a quemar el falso yo.
TE INVITO A QUEDARTE EN TI. Encuentra el coraje. Quédate contigo cuando aparezcan y sientas tristeza o enfadado o rabia o dolor, ansiedad, miedo… no salgas corriendo a llamar a nadie o a visitar la nevera o al ordenador o a abrir una bebida o a pelearte con quien esté cerca…QUÉDATE CONTIGO contigo a experimentar sin más.En lugar de tratar de evitarlas puedes probar a quedarte a conocerlas, darles el espacio, el tiempo y la aceptación. Puedes poner la atención en las sensaciones físicas que producen en ti, observar los pensamientos que te atraviesan igual que observas una serie o una película, es más fácil si no te vinculas con ellos, si los dejas pasar,o los permites como una música de fondo sin darles atención…Observa, te darás cuenta que todo ello cambia constantemente, es como escuchar una melodía pero sin hacer nada, sin bailar a su son. Quédate en ti el tiempo que haga falta, ábreles la puerta cuando te visiten. Es hacer cómo los árboles hacen,…están con ellos mismos mientras todo ocurre y cambia. QUÉDATE CONTIGO, QUÉDATE EN TI. Yo lo llamo LA PRÁCTICA DEL ÁRBOL. La disolución de las sombras en nosotros, la parte oscura de la humanidad, de cada cual.