Compartires

Rezo

By agosto 30th, 2020 No Comments

Desde que llegó la pandemia rezo todos los días. Alguien en FB pidió que rezásemos por un familiar y ahí decidí rezar todos los días a todos. Esta situación me ha sensibilizado aún más hacia el dolor de todos, a todos los dolores más aquí y más allá de la pandemia… el hambre, la sequías, la escasez, guerras, injusticias, locuras…

Para mi no importa en que religión oremos, en cristiano, en judío, hinduismo, bahaísmo, islam, taoísmo, sintoísmo, budismo, sijismo, brahmanismo, jainismo…
No profeso ninguna religión en particular y las abrazo todas al tiempo pues comparto con todas ellas la búsqueda de la verdad, de Dios, de la fuente… a mi manera, eso si y con gran respeto por el camino y las formas de mis afines.Y conociendo que la fuente, Dios está en mi y en cada uno.

Mis plegarias no tienen objetivo personal, son oraciones a mis hermanos, a la vida. Comunicación con la fuente para traerla a la tierra. Es mi energía, atención y tiempo vinculados a lo más sagrado en mi y con la mejor intención para todos los que lo están pasando mal, para todos los que están ayudando también en todos los lugares y situaciones del mundo, para todos en verdad.

Este es el Padre Nuestro, dice la historia, que esta se encuentra escrito en Arameo en una piedra blanca de mármol en el Monte de los Olivos (Jerusalén / Palestina).

Padre-Madre, Respiración de la Vida ¡Fuente del sonido, Acción sin palabras, Creador del Cosmos!
Haz brillar tu luz dentro de nosotros, entre nosotros y fuera de nosotros, para que podamos hacerla útil.
Ayúdanos a seguir nuestro camino respirando tan sólo el sentimiento que emana de Ti.
Nuestro Yo, en el mismo paso, pueda estar con el Tuyo, para que caminemos como Reyes y Reinas con todas las otras criaturas.
Que tu deseo y el nuestro, sean uno sólo, en toda la Luz, así como en todas las formas, en toda existencia individual, así como en todas las comunidades.
Haznos sentir el alma de la Tierra dentro de nosotros, pues, de esta forma, sentiremos la Sabiduría que existe en todo.
No permitas que la superficialidad y la apariencia de las cosas del mundo nos engañen, y nos libere de todo aquello que impide nuestro crecimiento.
No nos dejes caer en el olvido de que Tú eres el Poder y la Gloria del mundo, la Canción que se renueva de tiempo en tiempo y que todo lo embellece.
Que Tu amor esté sólo donde crecen nuestras acciones.
¡Qué así sea!